Guardianes de María
Conferencistas
 

 
MANUAL_GM
  
 


 
¿ POR QUÉ  ORAR  EN  CENÁCULO ?

 
Mt 26,26-29
Mientras comían, Jesús tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomen y coman; esto es mi cuerpo.” Después tomó una copa, dio gracias y se la pasó diciendo: "Beban todos de ella: esto es mi sangre, la sangre de la Alianza, que es derramada por una muchedumbre, para el perdón de sus pecados. Y les digo que desde ahora no volveré a beber del zumo de cepas, hasta el día en que lo beba nuevo con ustedes en el Reino de mi Padre.”
 
1P 4,7
El fin de todas las cosas está cerca; vivan, pues, con sensatez y dediquen sus noches a la oración.
 
Ef 6,18
Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos.
 
Jd 20-23
En cambio ustedes, queridos hermanos, construyan su vida sobre los fundamentos de su santísima fe, oren en el Espíritu Santo y manténganse en el amor de Dios, aguardando la misericordia de Jesucristo nuestro Señor, que los llevará a la vida eterna. Muestren comprensión con los que dudan; a unos los salvarán arrancándolos del fuego eterno; con otros deberán actuar con mucho cuidado, sin tocar ni siquiera sus ropas por miedo a la contaminación.
 
Hch 1,13-14
Entraron en la ciudad y subieron a la habitación superior de la casa donde se alojaban. Allí estaban Pedro, Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelotes, y Judas, hijo de Santiago. Todos ellos perseveraban juntos en la oración en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.
 
 
 
 

¿ POR QUÉ  AYUNAR ?

 
Is 58,5-9
¿Cómo debe ser el ayuno que me gusta, o el día en que el hombre se humilla? ¿Acaso se trata nada más que de doblar la cabeza como un junco o de acostarse sobre sacos y ceniza? ¿A eso llamas ayuno y día agradable a Yavé? ¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo. Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano. Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti y la Gloria de Yavé te seguirá por detrás. Entonces, si llamas a Yavé, responderá. Cuando lo llames, dirá: "Aquí estoy.“ Si en tu casa no hay más gente explotada, si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas.
 
1R 19,3-8
Elías tuvo miedo y huyó para salvar su vida. Llegó a Berseba en el territorio de Judá y allí dejó a su sirviente. Se adentró en el desierto durante todo un día de camino, luego fue a sentarse bajo un retamo y pidió la muerte: "Basta, dijo. Yavé, toma mi vida, porque ya no valgo más que mis padres". Se acostó y se quedó dormido. Un ángel tocó a Elías y le dijo: "Levántate y come". Miró y vio que había allí cerca de él una tortilla cocida sobre piedras y un cántaro de agua. Comió, bebió y se volvió a acostar. Por segunda vez el ángel de Yavé se le acercó, lo tocó y le dijo: "Levántate y come, porque el camino es demasiado largo para ti". Comió y bebió. Confortado con ese alimento, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta llegar al cerro de Dios, el Horeb.
 
Hch 14,23
En cada Iglesia designaban presbíteros y, después de orar y ayunar, los encomendaban al Señor en quien habían creído.
 
Jl 2,15
Toquen la trompeta en Sión, promulguen un ayuno sagrado y llamen a concejo.
 
Mt 4,2
Y después de estar sin comer cuarenta días y cuarenta noches, al final sintió hambre.
 
Mt 17,19-21
Entonces los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron en privado: "¿Por qué nosotros no pudimos echar a ese demonio?” Jesús les dijo: "Porque ustedes tienen poca fe. En verdad les digo: si tuvieran fe, del tamaño de un granito de mostaza, le dirían a este cerro: Quítate de ahí y ponte más allá, y el cerro obedecería. Nada sería imposible para ustedes. (Esta clase de demonios sólo se puede expulsar con la oración y el ayuno)."
 
 

 
 
¿ POR QUÉ  CONSULTAR  LA  PALABRA  DE  DIOS ?

 

Jn 1,1
En el principio era el Verbo (la Palabra), y el Verbo estaba ante Dios, y el Verbo era Dios.
 
Ap 19,13
Viste un manto empapado de sangre y su nombre es: La Palabra de Dios. 
 
1S 23,1-2.9-12
Le llevaron esta noticia a David: «Los filisteos llegaron para atacar a Queila y se apoderaron de las eras». Entonces David consultó a Yavé, preguntándole: «¿Debo marchar contra los filisteos?» Yavé respondió a David: «Anda, derrotarás a los filisteos y librarás a Queila». Cuando David supo que Saúl tramaba algo en su contra, dijo al sacerdote Ebiatar: «Trae el efod». David hizo esta consulta: «Yavé, Dios de Israel, tu servidor ha sabido que Saúl trata de apoderarse de Queila y destruir la ciudad por mi culpa. ¿Bajará realmente Saúl tal como tu servidor lo oyó decir? Yavé, Dios de Israel, comunícamelo, por favor». Yavé respondió: «Vendrá». David dijo: «¿Los habitantes de Queila me entregarán a Saúl junto con mis hombres?» Yavé respondió: «Los entregarán».
 
Jn 17,17
Conságralos mediante la verdad: tu palabra es verdad. 
 
2Tm 3,16
Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar, rebatir, corregir y guiar en el bien.
 
Ti 1,2
Esperamos la vida eterna que nos había prometido desde siempre el Dios que no miente jamás.
 
Hch 17,11
Estos eran mejores que los de Tesalónica, y recibieron el mensaje con mucha disponibilidad. Diariamente examinaban las Escrituras para comprobar si las cosas eran así.
 
Sir 33,3
El hombre inteligente pone su confianza en la Ley; para él la Ley es digna de fe como una respuesta divina.
 
 
 

 



 



       Consagración
       del Mundo
       al C.I.M.   P.FCO.

 


     Jornada Mundial
     Mariana 2013

 
       Consagración
       del Mundo
       al C.I.M.   J.P.II
 
 







             El Fin de
          los Tiempos

 

           El Secreto
           de Fátima
 

       Profecías sobre
       W.W.III 
1 2 3









 
        LUNAS DE
         SANGRE

 
© 2021 Guardianes de María

50088